Skip to content

La Fundación tiene entre sus objetivos difundir el buen pilates y cuidar la salud y el bienestar desde la prevención. // 13 de Julio de 2014

Entrevista a Josep Maria Caralps

cardiólogo y autor del libro “Supercorazón” (Planeta)

“El corazón lo aguanta todo, pero si lo castigas dice basta”

El doctor Caralps es una eminencia en el mundo del corazón. Lo conoce a la perfección. El realizó el primer trasplante de corazón en España en 1984. Con este pequeño libro quiere que la gente vea y sepa cómo es este músculo de alta precisión, que para Aristóteles fue el “santuario del alma”.
Texto y fotos: Juan Lucio.

- ¿Sabemos cuidar nuestro órgano más preciado?
- No. La generación de la madurez actual está muy condicionada porque hace 40 años todo el mundo fumaba, y de golpe y porrazo nos dijeron que fumar, que comer en demasía, que tener la tensión alta… era fatal para el corazón, y nos ha costado acostumbrarnos un poco. Lo fundamental para que la prevención sea efectiva es empezarla con los niños de primaria. Si desde pequeños empezamos a concienciarlos, iremos ganando, porque si se empieza a los 40 años, el mal hábito ya ha calado.

- Es decir, que ¿el colegio sería el escenario ideal?
- Si tú recibes esta buena información cuando eres un estudiante de 4, 5 o 6 años será importante porque saber lo que se come es fundamental para que el organismo reciba todos los componentes necesarios y esté a punto.

- ¿Cómo podemos enseñárselo a los niños?
- Se tienen que complementar la información que reciben del colegio con la de los padres. Hablándoles en casa, en la familia, y dando ejemplo. Si fuman los padres, que no lo hagan delante de los hijos; que no beban a su lado… Y diciéndoles que si el cuerpo se cuida no se estará enfermo. El bien más importante que tiene la humanidad es la salud, y si la pierdes, todo se ha acabado. Se puede ser millonario, guapo y lo que quieras, pero sin salud no eres nada.

- Familia, colegio… pero hay factores externos no muy positivos con los pequeños. Se come mal, se hace poco ejercicio, se ve mucho la tele, se pierde el tiempo delante del ordenador…
Exacto, la forma de que se cumpla lo dicho anteriormente es hacerlo con educación y perseverancia, y estar convencido de que los niños son la base del futuro y por lo tanto si ellos están embuidos en estas ideas, vivirán mucho mejor que como lo hemos hecho nosotros.

- Un corazón sano significa…
- Significa una buena capacidad del organismo para funcionar perfectamente bien y para llevar una vida evidentemente feliz y alegre.

- Es curioso que antes con menos información sobre alimentación teníamos mejor de salud que ahora que nos sobra información.
- Estábamos mejor pero con una diferencia: en aquella época, por ejemplo hace 60 años, la gente vivía como mucho 60 años y muchos morían casi recién nacidos. Sin embargo, ahora la mortalidad infantil es baja y hemos aumentado en promedio de vida, por eso se están recogiendo los frutos de una mala alimentación y malos hábitos.

- ¿El trabajo también tiene culpa?
- Más que el trabajo, tiene la culpa el trabajar infelizmente, porque el estrés lo proporciona un trabajo con una exigencia desmesurada de objetivos. Esto es fatal, ya que el organismo está constantemente estimulado con una serie de inputs que le hacen segregar hormonas que le aumentan la presión arterial, que le hacen fumar para superar el nerviosismo, que te ponen de mal humor, que discutes… Mucha gente trabaja tremendamente estresado, y esto es fatal. Vivimos en un mundo que laboral y socialmente si no somos los mejores ya no valemos nada. Y eso es una equivocación. Todos valemos lo que valemos y lo que valemos es lo que somos nosotros. Y no podemos aspirar a tener más de lo que podemos tener porque es absurdo. Viviremos en un mundo tan competitivo que nada será bueno, porque siempre encontraremos a uno que es mejor que uno.

- ¿Y tenemos un corazón suficientemente fuerte como para aguantar ese ritmo?
- Yo creo que el corazón es una máquina perfecta, que no para nunca, porque cuando lo hace se ha acabado todo. Si usted cuenta 100.000 latidos al día por una vida de 80 años, es un dato tremendo. El corazón es un motor que no para y usted no se da cuenta de que late. Y no nos damos cuenta hasta que una emoción hace que se segregue una hormona que nos excita y hace que vaya más de prisa, o nos de un vuelco, o se produzcan sensaciones raras…

- El amor, el odio… ¿todo pasa por él?
- Lo aguanta todo, pero si a todo esto le echamos un poquito de sal, de tabaco, un poquito más de alcohol y poco ejercicio, el corazón, a pesar de que es una máquina perfecta, de que resiste casi todo, llega un momento que dice “bueno, ya está bien. Basta”.

- Y además tiene capacidad para enamorarnos.
El corazón aguanta el enamoramiento y nos lo traduce en sensaciones. Y ¡lo qué aguanta!, para lo bueno y para lo malo.

- Nos toca prevenir, ¿cómo hacemos?
A partir de los 30 años, creo que la gente debería ir una vez al año al cardiólogo para hacerse un chequeo cardiológico. Después tendría que abandonar los malos hábitos, aunque cueste; pero tendría que intentar llegar a la idea de que está degustando algo y no se es adicto a algo. El cuerpo y el corazón piden mesura, porque hay que tener en cuenta que la enfermedad del corazón mata más que nada. Y mata a todo el mundo: niños, mayores, medianos; hombres y mujeres, sobre todo a ellas desde que han entrado en el mercado laboral del hombre. Y todo es por lo mismo: porque las arterias empiezan a fracasar.

- La prevención es importante para la salud, pero ¿también lo es para la economía de un país?
- Somos responsables de lo que nos puede pasar. Ha habido una campaña de prensa tan intensa de los malos hábitos que ha llegado a todos, la gente sabe y tiene la obligación de cuidarse, porque sino perderá la salud y perderá con la muerte el contacto con su familia. Además, supondrá un coste adicional tremendo para la sociedad. No solo por lo que cuesta cuando se está enfermo, sino por lo que cuesta cuando está de baja y por las repercusiones económicas de todo esto. Son cientos de miles de euros.


- Ejercicio y alimentación, ¿el equilibrio debe ser perfecto?

La gente debe ejercitarse una vez hecha la digestión y tiene que ser un ejercicio moderado, que no cause jadeo, que haya respiración normal, para que no haya deuda de oxígeno en nuestros músculos, que sea periódico y no esporádico.

- ¿El sedentarismo es una lacra del siglo XXI?
Es un problema importante. Si el corazón que es un músculo no se entrena a base de ejercicios periódicos no extenuantes perderá la capacidad de contraerse bien, y esto no hay que descuidarlo.


Artículos relacionadoss:

  1. Entrevista a Pilar Riobó
  2. Entrevista a Tamara Rojo
  3. Entrevista a Roberto Enríquez

Comentarios

Cuéntanos lo que piensas.

No hay comentarios sobre esta entrada.

Añadir un comentario

Rellene el formulario y envíelo.

*