Skip to content

La Fundación tiene entre sus objetivos difundir el buen pilates y cuidar la salud y el bienestar desde la prevención. // 28 de Julio de 2014

El más allá del Pilates

Lo que pocos conocen sobre el poder de esta disciplina global

Por Paulina Savall.

Pilates está creando demasiada polémica entre los profesionales del fitness y una enorme confusión entre la población general. La extendida mala práctica y una tristemente divulgada mala información suelen ser los causantes. Hay que conocer en profundidad la realidad y actualidad del método antes de hacer ciertas afirmaciones que no hacen más que desorientar, despistar y privar a mucha gente de los enormes beneficios que puede aportar.

Si bien es cierto que Joseph H. Pilates creó su método a principios del siglo pasado, cuando se desconocían muchos de los conceptos de biomecánica, medicina deportiva y fisioterapia actuales, también lo es que fue un gran visionario. Con su método intentó crear un sistema integral de preparación física y reeducación corporal, que permitiera a cada uno tener el máximo control de su cuerpo. Su idea era la de trabajar el cuerpo como un todo, desde la musculatura más profunda hasta la más periférica, mejorando la postura, la flexibilidad, la fuerza, la coordinación y el equilibrio. Y creedme, en su época y con sus pobres recursos, eso fue un gran logro.

Joseph H. Pilates

Pilates profesores

Pero desde entonces el método ha evolucionado muchísimo: ha incorporado los avances de la ciencia moderna y ha crecido con ellos. Pilates se introdujo a través de la medicina de la danza en el campo de la rehabilitación, y ha sido el ejercicio predilecto en el ballet. En los años 80, los terapeutas y los profesionales en medicina deportiva empezaron a usar el Pilates como herramienta de perfeccionamiento, tratamiento y prevención. Hoy en día no es extraño que las clínicas de rehabilitación y ciertos hospitales dispongan de equipamientos de Pilates. Tal es el caso, por citar algún ejemplo, de la clínica de J. Juan Sandá (fisioterapeuta de Pau Gasol), del Instituto Guttmann (especializado en lesiones medulares y patologías del sistema nervioso) o del prestigioso San Francisco Hospital en California o del Medical Center en Tel Aviv, los cuales cuentan con plantas enteras destinadas a ello. Al mismo tiempo, deportistas de élite de la talla de Carles Puyol, David Beckham o Gemma Mengual, entre muchos más, utilizan dicha disciplina para perfeccionar su técnica. Lo importante y esencial es adecuar los ejercicios al nivel del practicante para que los ejecute bajo el máximo control y seguridad.

Gemma Mengual - "Premio Salud y Bienestar"

Otros errores generalizados a la hora de citar Pilates son, por ejemplo, criticar las bases originales descritas por su creador. Dichos principios básicos se han redefinido, pues no concretaban de forma anatómica ni fisiológica aquello que pretendía decir. Por eso, hacer referencia a ellos hoy en día, es como explicar en la actualidad la transmisión nerviosa analizándola bajo criterios anteriores a las aportaciones de Santiago Ramón y Cajal.

Lo mismo sucede cuando se hace referencia al “Centro” o “Core”, algo mucho más completo e integrador de lo que muchos suelen simplificar, o del suelo pélvico, que debe reeducarse en las verdaderas sesiones del método (que cuenta, evidentemente, con programas especializados en embarazo y posparto o para el tratamiento de la incontinencia urinaria), o en el entendimiento de que el Pilates, más que un nombre o un tipo de clase, es una manera de hacer que va más allá de los ejercicios en sí. De hecho, aquello que se trabaja en las clases debes “llevártelo puesto”: se aplica Pilates andando por la calle, cargando la cesta de la compra o practicando una clase de step. De nada sirve practicar los movimientos que marcó Pilates si no se interiorizan en la vida misma. Los ejercicios solo son la excusa para corregir y optimizar lo más preciado que tenemos: nuestro cuerpo y nuestra mente.

Todo ello está avalado por fin por artículos científicos (el rápido crecimiento del método no empezó a despertar interés en las investigaciones hasta hace pocos años).

El Método Pilates ha sido y es muy criticado por ser una moda muy practicada por los famosos y con mucho marketing detrás. Por todo el país abundan un sinfín de clases llamadas “Pilates” que nada tienen que ver con la auténtica esencia de dicho método.

Pero sinceramente, quien tiene la suerte de conocerlo en profundidad, comprueba que
la dimensión que hay detrás de él es increíble. Para mí, el Pilates es una manera de hacer que va mucho más allá de unas meras tablas de ejercicios. Es una manera de aprender a sentir, de dominar el cuerpo, de reeducarlo y de disfrutar del arte del movimiento. Es un camino hacia el bienestar y la salud. Joseph incluso habló del cómo y cuánto se recomienda dormir, alimentarse, etc. Y si eso se llama “Pilates” o cualquier otro nombre, francamente me da igual. Él tampoco lo llamó así…lo llamó “Contrología”. Y ese hombre que dedicó toda su vida a crear salud con una visión tan adelantada, y que propagó su pasión hasta su última gota, bien merece que sea recordado con el nombre de una disciplina tan fascinante. Y eso es sin duda mi humilde opinión.

Contrología - Pilates

Apunte sobre los ejercicios abdominales Hipopresivos

Los ejercicios abdominales hipopresivos son una nueva modalidad de trabajar los abdominales, en los que la presión que se ejerce sobre estos músculos es mínima, al contrario de lo que ocurre con los ejercicios abdominales tradicionales. En este tipo de trabajo, que se realiza en expiración máxima, hay reducción de la sección transversal abdominal, por lo que no aumentan la presión intraabdominal. Esta disminución de la presión se nota especialmente en el suelo pélvico, de ahí la importancia de reeducar y cuidar esta parte que soporta las vísceras abdominales en otras disciplinas, como se hace en el Pilates actual.

Pero por otro lado, estos ejercicios hipopresivos no efectúan recorrido articular. Además, al no generar aumento de la presión intraabdominal, es decir, al ejercer menos presión sobre las paredes del abdomen (anteroposterior sobre la columna lumbar), no producen una función tan estabilizadora de la columna lumbar cuando se hacen esfuerzos.

Con ello quiero decir que dicha modalidad de ejercicios pueden ser una herramienta muy útil y a considerar a la hora de entrenar a gente, pero que no son la única e infalible manera de ejercitar la zona abdominal.

Me gustaría lanzar un grito en favor de la superación de prejuicios. Hay que estar abierto a todo aquello que puede aportar y sumar en beneficio de las personas que acuden a nosotros para sentirse mejor, en vez de destruir y criticar aquello que se desconoce.

Comentarios

Cuéntanos lo que piensas.

No hay comentarios sobre esta entrada.

Añadir un comentario

Rellene el formulario y envíelo.

*